Se busca

Se busca

Después de las sonrisas clásicas por mi regreso a Lima, mi viejita me lanzó un dardo que tenía preparado desde hace una vida. Lo tenía todo planeado: ya en la casa, me atajó cuando bajaba por la escalera, abrió los ojos hasta un tamaño descomunal, frunció el ceño, cruzó los…

Las manías de Groucho

Las manías de Groucho

El sarcasmo siempre me ha provocado una fascinación sublime, una sonrisa cómplice, malhechora.  Es un método noble que muchos utilizan,  porque pegarle a alguien puede provocar un arresto inesperado. Y duele más un gancho bien acertado en las comisuras del ego que un golpe bajo en el plexo. No solo eso: la…